Fundación Montecarmelo Fundación Montecarmelo

Noticias

Editorial mes de octubre 2017 -Padre Miguel Contardo E.

Mes  de  Octubre

 

Este  mes de octubre se cumplen 17 años de la canonización de San Alberto Hurtado por el Papa Benedicto XVl; segundo santo chileno.

Recordemos con filial devoción algunas frases que se han hecho populares, no sólo en nuestra patria sino en el mundo entero.

“Contento, Señor, contento”. Es como un resumen de su vida alegre haciendo en todo momento la voluntad del Señor. El gozo espiritual es un fruto del Espíritu Santo que Dios nos regala, especialmente cuando nos confirmamos. El Padre Hurtado se encargó de recordárnoslo en su amable sonrisa que trascendía de su persona y rebotaba en sus oyentes y discípulos. Esa jaculatoria de entrega feliz, debiéramos repetirla continuamente, especialmente en los momentos de prueba y desolación. Es un hermoso y sencillo plan de vida para llegar a la santidad.

Otra jaculatoria que emerge del corazón de San Alberto Hurtado es la frase: “Dar hasta que duela”. Brillante explicación gráfica de una caridad práctica y magnánima. Desprendernos de algo que nos cuesta e incluso nos hace falta, para dárselo a Cristo en la figura del pobre. Ver en el prójimo la presencia de Jesús, ver en él a mi querido superior, llamándolo “Patroncito” con respetuosa humildad.

El Padre Hurtado amó mucho a la juventud y dedicó un especial cuidado en cultivar los sanos ideales de la adolescencia. Infundió en ellos su Confianza y descubrió la veta del heroísmo de sus almas generosas. Supo impregnar el sublime ideal de la santidad y del patriotismo en los jóvenes. Comprendió muy bien lo que decía San Juan Berchmans (patrono de la juventud): “Si no me hago santo ahora que soy joven, no lo seré cuando sea viejo”. Quiso aprovechar ese fuego de nobleza  innata para encender la chispa de la heroicidad. Es por eso que en su tiempo florecieron tanta vocaciones sacerdotales y religiosas.

Y la frase que más lo caracterizo: “¿Qué haría Cristo si estuviera en mi lugar?” En pocas palabras muestra el más divino de los ideales .Da la respuesta exacta y actual del mandato de Jesús : “Sed perfectos como mi Padre celestial es perfecto”.

Un lugar muy privilegiado en su corazón fue la adoración del Santísimo Sacramento, efectuada continuamente todos los días de su vida, con profundo recogimiento, muy especialmente durante la Santa Misa.

Vivió su total consagración a María Santísima como lo describe San Juan María Grinon de Monfort. Todo con Ella, por Ella y en Ella. Decía “Mirar a Cristo con los ojos de María”.

Con la medalla de la Congregación Mariana  junto a su crucifijo de sus votos entregó su alma a Dios. Al Dios Eucarístico que estaba dentro de él en su última y definitiva comunión.

Demos gracias al Señor que nos ha dado un nuevo santo en la persona de San Alberto Hurtado, gran patriota y ferviente sacerdote.

  1. Padre Miguel Contardo E.
Publicado el 10/10/2017