Fundación Montecarmelo Fundación Montecarmelo

Noticias

Editorial mes de diciembre de 2017 – Padre Miguel Contardo E.

El  Niño  Jesús

 

Jesús Niño nos enseña muchas virtudes.Cuando predicaba por Palestina Jesús cogió un niño pequeño y dijo a sus oyentes :”Quien se humillare como este  parvulito será el mayor en el Reino de los cielos”.

La Santísima Virgen te muestra hoy  a Jesús Niño en el pesebre de Belén y a Jesús Niño en la Eucaristía,donde está más humillado que en el pesebre y te dice:si te hicieres como mi hijo,niño pequeñito serás grande en el reino de los cielos.

Delante de Jesús Sacramentado,como los pastores delante de Jesús,aprende hoy las virtudes que enseña Jesús Niño.

Virtud característica del niño es la inocencia.

El niño es la personificación de la inocencia:la inocencia de su alma se transparenta en su semblante ,se asoma por sus ojos.La inocencia es la limpieza de todo pecado.

No es lo mismo la inocencia que la ignorancia..Se pueden saber las cosas convenientes y se pueden aprender sin pecado.El Niño Jesús es la sabiduría de Dios;lo sabe todo y sin embargo,es la misma inocencia;por ser niño y por ser Niño Dios.

Qué hermosa es la inocencia.-Qué hermosa es un alma que no ha cometido ningún pecado mortal y conserva la inocencia baustismal.

Y qué pocos niños inocentes hay ahora.

La Gracia se recupera con la penitencia.

Si tu alma no tiene el brillo de la inocencia,puede tener la limpieza de la Gracia.Algo se parecerá al Niño Jesús.

Un niño no tiene la doblez en sus palabras ;no miente,no engaña,no traiciona.

Qué poca sencillez hay en el mundo.Qué pocas almas sinceras .Los que parecen amigos incondicionales,muchas veces nos traicionan.

Así es el mundo

Y,¿cómo has de vivir en el mundo’?

Te lo dice Jesús ahora con el ejemplo y después lo dirá con las palabras.

“Sed sencillos como palomas “,;y bien pudiera haber dicho:como niño pequeño,como Yo.No engañes,no traiciones.

La sencillez no está reñida con la prudencia;al contrario,según Jesucristo son dos virtudes que deben ir de la mano.

El Niño  Jesús sufre mucho en el pesebre de Belén y sufre con paciencia.

Su cuerpecito es delicado .Viene a expiar los pecados de los hombres con el sufrimiento y ha tomado un cuerpo apto para sufrir.

Cuerpo delicado;pues ha sido moldeado por el Espíritu Santo;ha sido formado de la carne delicadísima de la Virgen Maria.

Sufre en el pesebre y sufre en la Eucaristía .Aquí sufre soledades ,indiferencias,desacatos,profanaciones.

Y sufre con mayor paciencia si cabe,y con mayor silencio en la Eucaristía.

El niño es naturalmente amable .Hasta las personas extrañas a él se sienten movidas a quererle .

Es amable en el pesebre  y es más amable en la Eucaristía porque estos renunciamentos  y estas delicadezas conmigo las está repitiendo y prolongando perpetuamente todos los días.

Y te dice silencisamente el mismo Niño Jesús :”aprende de mí que soy manso y humilde de corazón”

Pídele en la comunión que haga tu corazón semejante al suyo.

Publicado el 10/10/2017