Fundación Montecarmelo Fundación Montecarmelo

Noticias

Recordar mensaje sobre videntes y profetas posteriores a estas Apariciones de la Dama Blanca de la Paz entre 1983 y 1988.

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN EN PEÑABLANCA EN QUE DESCARTA CUALQUIER VIDENTE O PROFETA QUE PUEDA CAUSAR CONFUSIÓN, DUDA O DIVISIÓN EN ESTOS DÍAS, SOBRE ESTAS APARICIONES QUE OCURRIERON SOLO ENTRE 1983 Y 1988.

 

SÁBADO 30 DE JUNIO DE 1984 5:00 PM

APARICIÓN # 137

(NUESTRA SEÑORA; PEÑABLANCA)

Miguel Ángel ha ingresado ya al Jardín Santo. Bastante gente se encuentra a su alrededor.

Ha caído de rodillas violentamente, como en todos sus éxtasis. Se persigna, besa el

suelo y comienza a hablar.

La Señora dice:

Mientras aquí en el cerro, por altoparlantes o por cualquiera de estos videntes: Óscar,

Aldo, Coralí, Javiera y Miguel Ángel no se dicen las cosas, no deben de creerle a nadie.

Porque satanás trata de hacer confusiones.

Hay muchas cosas que se hablan. Se habla también que cuando suceda el terremoto, no

deben salir de sus casas. Eso aún no.

La gente ha entendido mal las profecías y, en su confusión, han mezclado, de una y otra,

cosas que la Santísima Virgen quiere aclarar.

Dice entonces Miguel Ángel: Porque la otra profecía era así.

Un gran humo negro habrá en toda la faz de la tierra; muchos morirán. Los que tengan

el pez (42 ), tendrán que cerrar las puertas y no abrir y estar rezando.

Luego reafirma: Aquella es la profecía y no confundan esta con el terremoto.

La Señora dice:

Si pueden, o el que quiera, puede estar aquí (en el cerro), o en sus casas, rezando el

Rosario, porque prepárense para un gran terremoto que va a venir. La señal será: “Prepárense

para el gran terremoto”.

Mientras no se diga eso, no vendrá.

La Señora hace un llamado: Esta es la única aparición que existe en la V Región. Ella

avisará cuando haya otra. Después de unos segundos, agrega:

No se dejen engañar.

Enseguida, tras un nuevo silencio, el vidente dice: No me sé la melodía esa, y agrega:

La Señora quiere que para mañana ya se haya colocado otro olivo. Ojalá no le saquen

flores. Porque hay un letrero que pusimos nosotros ahí.

Alguno, a lo mejor, va a decir: ¡Ah!, yo no sé leer … mmm.

Alcen los pañuelos, todos amarrados, al cielo.

Miguel Ángel canta “Alabaré”, seguido por los fieles y al terminar nos dice:

42 Se refiere al Ictus.

218

Este mensaje viene de parte del Señor, Nuestro Dios, y dice así: (se produce un gran

silencio de parte de los peregrinos).

A los tibios Yo los vomito. Tendréis que ser helado o caliente, pero tibios los vomito.

La Señora dice:

Este mensaje está escrito en la Biblia; es sobre la Fe en Dios. El que no quiera creer,

no crea y quien quiera creer, crea. Pero que no esté tambaleando, que sí, que no, porque

aquellos, Dios los vomita.

Es igual aquí, dice Miguel Ángel.

Quien tambalea, Dios lo vomitará. Si no quieren creer, no crean y guárdense en el

corazón aquello, y no anden echando a perder la fruta buena, diciéndole cosas podridas.

Es igual que un cajón de manzanas buenas. Hay una mala y echa a perder todas las

demás. Así es el hombre, perverso y malo.

Es igual, también, cuando el trigo no lo echan en tierra buena, sino en tierra mala.

Crece, pero malo. En cambio, el trigo que está en tierra buena, crece con la palabra y el

amor.

Tendremos que alimentarnos de pan y bebida; la bebida de Dios, la palabra de Él.

No nos cuidemos solamente nuestros cuerpos, sino también nuestra alma.

No sacan nada de pintarse, viéndose el rostro, si son más bellos, si tienen el alma

perversa, llena de inmundicia. Es igual que ser tan hermoso por fuera y lleno de inmundicia

por dentro.

Y reitera nuevamente: Frío o caliente.

Qué hermosas parábolas y qué manera tan cierta y simple de explicarlas. Estas cosas

llegan al alma y clarifican más las dudas que todo el sermón o conferencia de un docto.

La verdad se lleva en el alma, no importa lo que queramos aparentar ser o queramos ser.

Pero esa verdad, la luz de Cristo, debe ser alimentada constantemente y abonada a diario,

para que dé sus frutos.

Luego el vidente dice: Yo sí creo, porque la veo.

¿Sabe, se acuerda cuando yo le hacía así? (hace la cruz con sus dedos). ¿Y le decía no

puede ser y Usted decía sí, sí puede?

Yo discutía con Usted. Bueno, eso era antes, termina diciéndole. Luego agrega: Gracias.

La Señora vuelve mañana a las 3 de la tarde.

¡Chao!, le dice a la Santísima Virgen y sale del éxtasis.

219

Nota: Hemos querido salirnos del esquema cronológico de las apariciones, tan sólo por

un instante, para adelantarle al lector lo ocurrido en el mes de julio de este año 1984, un mes

lleno de citas maravillosas, de gran emotividad y de sucesos increíbles, pero absolutamente

verídicos.

A pesar que en capítulos posteriores de este libro, nos referiremos a aspectos especiales

de estas apariciones, debidamente testimoniados, desde ya decimos que lo que vaya sucediendo,

por extraordinario que sea, está verificado por personas de credibilidad indudable.

Muchos de estos hechos han sido filmados y estudiados médicamente, testimonios que

se guardan para cuando llegue el momento del reconocimiento de la veracidad de estas

apariciones de la Santísima Virgen.

Estamos seguros que muy pronto, los ojos de los que no han querido ver la luz, serán

abiertos y se enceguecerán con la luminosidad que brota de este cerro, el segundo Monte

Carmelo.

Esperamos confiados lo profetizado por la Santísima Virgen, pero no por eso hemos

dejado pasar toda esta maravillosa experiencia, sin aprovecharla para cambiar nuestras vidas.

Nuestras continuas oraciones piden por todos, sin distinción alguna, incluso por aquellos que

tanto han herido a Nuestra Santa Madre con su incredulidad proclamada a grandes voces.

Chile, una vez más, demostrará tener por Reina a María y la venerará como la Madre

de Nuestro Señor y le enseñará al mundo, que por Ella, como Corredentora que es, se puede

llegar a Jesús. Así lo ha dicho Ella.

Nota . Extractado del Libro “ Si hacéis lo que os digo habrá paz, de lo contrario….” Peñablanca 1983-1988 , Página 217.  de María Luisa Paredes Zamora, Segunda Edición corregida año 2005. Impreso en Chile por Arancibia Hnos. y Cía. Ltda.

Publicado el 6/11/2018