Fundación Montecarmelo Fundación Montecarmelo

Noticias

Editorial mes de julio de 2019

Editorial

Te agradecemos Señor que hayas inspirado a nuestros Padres de la Patria para elegir a María del Carmen como Reina y Madre de nuestro Chile. Y te pedimos la fidelidad y gratitud por estos regalos sobrenaturales. La devoción a la Virgen del Carmen es una de las más antiguas de la Historia. Aún antes del nacimiento de la Virgen se la honraba, por permisión divina, en el Monte Carmelo de Israel. Elías el Profeta junto con un grupo de seguidores fervorosos, llamados los hijos de los Profetas, fueron en realidad los primeros carmelitas que en el Monte Carmelo esperaban la venida del Mesías y honraban a su Madre.

Con el correr de los tiempos estos eremitas se funden en el catolicismo y la Virgen María se manifiesta a San Simón Stock con su hábito de color café entregándole el escapulario con estas palabras: “Recibe, hijo mío amadísimo, este Escapulario de tu orden, señal de mi confraternidad, privilegio para ti y para todos los que lo vistan. Quien muriese con él, no padecerá el fuego eterno. Es una señal de salvación, amparo en los peligros del cuerpo y del alma, alianza de paz y pacto sempiterno”.

Desde los inicios de nuestra Historia, Chile fue católica. El Capitán don Pedro de Valdivia trajo a Chile la devoción a la Madre de Dios.

La imagen de la Virgen que traía en el arzón de su cabalgadura se encuentra en el altar mayor de la Iglesia de San Francisco en Santiago.

Los Misioneros agustinos llegan a Chile en 1595 y, junto con enseñar el evangelio del Señor, dan a conocer y honrar a María, la Madre de Jesús, el Hijo de Dios, bajo la advocación del Carmen.

Ella penetra tan profundamente en el alma de los chilenos, que el amor hacia la Virgen Santísima se va consolidando en todos los hogares, llegando a considerarla como su Patrona y Reina.

Luego, en el siglo XVII, se establecieron en Santiago las religiosas Carmelitas descalzas, que fomentaron la devoción al Escapulario de Nuestra Señora del Carmen.

A fines del siglo XVIII se consolida su devoción y comienzan a organizarse los criollos buscando su independencia del Reino de España.

Después del desastre de Rancagua emigran a Mendoza y bajo el mando del General José de San Martín se organiza el Ejército de los Andes quien junto con el General Bernardo O’Higgins escogen por votación a la Virgen del Carmen como su Patrona, jurándole fidelidad los Oficiales y tropas al inicio de 1817.

Ella contribuye al éxito en la batalla de Chacabuco. Pero falta aún el último esfuerzo: en Marzo de 1818 se reúnen las autoridades civiles, militares, religiosas y representantes del pueblo y hacen el voto o manda de construirle un templo en el lugar donde se obtenga la victoria, la que ocurre en los llanos de Maipú en Abril de 1818.

Luego, la guerra de la Confederación en 1836-1839, hace recurrir al pueblo para pedir a la Virgen del Carmen la paz que se necesita.

Soldados y marinos reciben el Escapulario del Carmen, y uno de sus generales, don Manuel Bulnes, declara que la victoria de Yungay se la debe a Ella.

En la guerra del Pacífico Chile recurrió como siempre a su Patrona: la Santísima Virgen del Carmen. Los templos se repletaban de fieles para orar por los que partían al norte a defender a su Patria.

Una de las más gloriosas batallas libradas por las armas de Chile es sin duda el combate naval de Iquique. Allí un pequeño barquichuelo de madera, consagrado con todas sus armas a la Virgen del Carmen, llamado “Esmeralda”, bajo el mando del Capitán Arturo Prat, rindió su vida con el escapulario de la Virgen del Carmen en su pecho. El comandante del Huáscar, capitán Grau, en gesto admirable, devolvió ese escapulario a la esposa de Prat.

El recuerdo de ese barco se ha perpetuado en el barco que hoy lleva el mismo glorioso nombre y que sus marinos y guardia marinos que en él navegan, cariñosamente lo conocen como “La Dama Blanca”.

Así como este barco pasea por el mundo la bandera de Chile, así seamos también sus hijos chilenos los que trasmitamos a todos nuestros hermanos del mundo su Mensaje de Paz y de Amor.

El 16 de Julio, dedicado a honrar a la Madre de Dios, la Virgen del Carmen, no olvidemos de implorar, por nuestra Patria y el mundo entero, el reino de Cristo en la tierra haciéndose en toda su Santa Voluntad.

  1. M.C.E. †

MENSAJES SOBRE EL ICTUS QUE LA SANTÍSIMA VIRGEN MANDÓ COLOCAR EN LAS PUERTAS DE LOS HOGARES.

Sobre Ictus

Aparición del Martes 12 de Julio de 1983

En un momento de la Aparición la Virgen dice:

Rezad el rosario; es una manda. Más te diré esto: hay mucha gente que tiene una marca, es el pez que quiere decir fuerza y cristianismo y en cada puerta deberá ponerse un pez que es el signo del cristianismo, el Ictus.

Aparición del Sábado 16 de Julio de 1983

En un momento de la Aparición la Virgen dice:

Miguel Ángel, decidles a mis hijos que pinten un pez en la parte exterior e interior en la puerta de entrada de su hogar. Los colores son: blanco como la nieve, azul como el cielo, amarillo oro, rojo sangre. Más te digo los peregrinos deben de divulgar estos mensajes para salvar muchos pueblos.

Aparición del Jueves 1de Septiembre de 1983

En un momento de la Aparición la Virgen dice:

Vuelvo a decir que en cada puerta de los hogares se deberán de hacer un pez y los colores son: amarillo, rojo, azul y blanco, no olvidéis eso. Además, tendréis que tener mucho cuidado con el comunismo que son los máximos enemigos del cristianismo. Jesús sufre mucho por vuestra conducta; ¡ Arrepentirse! ¡ No lo crucifiquéis más!

Aparición del Martes 12de Junio de 1984

En un momento de la Aparición la Virgen dice:

Pongan el Ictus; su color blanco es pureza, rojo es la sangre del cordero, azul el manto de Nuestro Señor, amarillo la luz divina. Cualquiera de esos cuatro tendrán que poner en la puerta de sus casas, lo antes posible.

Aparición del Jueves 12de Julio de 1984

En un momento de la Aparición la Virgen dice:

En cada puerta cristiana debe estar el pez, no importa la religión que sea, porque todos son hermanos con Cristo Nuestro Señor y todos debemos de amarnos mutuamente. Porque aquí esta la Corredentora. Y por cariño a todos los que están aquí, más de otras religiones que no sean Católicas, nos hincaremos y alzaremos las manos al cielo, alabando al Señor, diciendo: ¡ Aleluya! ¡ Alabado sea el Señor Jesús!

Aparición del Sábado 8de Septiembre de 1984

En un momento de la Aparición la Virgen dice:

No saquen el pez de las puertas. Porque está escrito: Hablarán mal y dirán cosas. Por mi causa serán perseguidos, en el nombre de Jesús.

Estad firmes, muy firmes, porque ha llegado la hora de la verdad y quienes soporten con firmeza, al fin obtendrán premio del Todopoderoso. ¡ Firmes, muy firmes!

Aparición del Jueves 13 de Septiembre de 1984

En un momento de la Aparición la Virgen dice:

Poned el Ictus en las puertas, porque vendrán días críticos, para la próxima venida de mi Hijo a la tierra y también preparad vuestros corazones y limpiad bien este Santuario, porque el Santo Padre va a venir a Chile.

Aparición del Sábado 9 de Marzo de 1985

En un momento de la Aparición la Virgen dice:

Quién pone el pez con fe, salvara su hogar y su vida. Quién no coloque el pez, salvara su vida, pero no su hogar. Porque muchos lo colocaran hipócritamente, sin creer, porque creen que es un amuleto de la suerte.

Aparición del Martes 13 de Marzo de 1985

En un momento de la Aparición la Virgen dice:

Muchos no se acuerdan más de lo ocurrido, pero si estáis con Dios, no has de temer, porque estas cosas están dichas por mi Hijo en los Evangelios.

Cuando oigáis de terremotos, no tengáis miedo. Por eso, os dije que colocarais en la puerta de cada hogar, el símbolo del pez del antiguo cristianismo.

Después de un rato, vuelve a repetir:

Os prometo, a quienes tengáis el pez con fe, no por amuleto de la suerte, os protegeré la casa con mi manto protector, de todo. No tengan miedo de hacer el ridículo; todo lo que se hace en el nombre del Señor, esta bien hecho, pero si vosotros tenéis miedo y vergüenza, se avergüenzan de Cristo.

¡ Alabado sea Nuestro Señor Jesucristo!

Aparición del Miércoles 3 de Abril de 1985

En un momento de la Aparición la Virgen dice:

No tengáis miedo. Os di el signo de Cristo, el pez.

Os dije que lo pusierais en las puertas de vuestras casas y también os dije que tendrán avisos. Pues ya han comenzado los avisos. Al igual que el primero, comenzara de a poco, hasta llegar al más grande. Pero no es castigo de Dios, sino el hombre que está buscando todas las cosas.

Aparición del Martes 9 de Abril de 1985

En un momento de la Aparición Nuestra Señora ha dicho que todos se arrodillen.

Os ha anunciado un terremoto. Pues para que vosotros sepáis que la Gracia de Dios esta con vosotros y sepáis también que Dios quiere vuestra salvación.

Dice Miguel Ángel: Hay muchos que dicen que Dios no puede mandar esto y que esto y que esto otro. Yo les digo a algunos que agradezcan.

Nuestra Señora dice:

No asustéis a nadie, pues la fecha se dirá tres días antes. Aún no es, pero falta muy poco. No tengáis miedo; perseverad.

Os mande a poner el pez, signo de Cristo, tened fe en él. Aquí se verán los corazones que buscan a Vuestro Señor. El que tenga oídos escuche.

El pez os salvara de muchas calamidades, pero también tendrán prescripciones; tened el pez. Si no confiáis en él, quiere decir que vosotros mismos no confiáis en vosotros mismos, ni en Vuestro Señor.

Poned atención: Han comenzado ya a caer las hojas de los árboles, ya no habrá estrellas, ni la luna brillara; se oirá mucho lamento.

Aparición del Viernes 12 de Abril de 1985

En un momento de la Aparición la Virgen dice:

No tengáis el pez en vuestras casas como amuleto de la suerte. Si lo tenéis con fe, os salvara. Es un símbolo de Vuestro Señor, que significa: Yo estoy con Nuestro Señor Jesucristo y lo estaré siempre, por los siglos de los siglos.

Siguen ofendiendo a Nuestro Señor. Las ofensas claman al cielo. No ofendáis más a mi Hijo.

Rezad el Rosario y haced sacrificios. Cumplid con los mensajes que os he dado para vuestra salvación. Porque ya todo está dicho por mi Hijo en los Evangelios.

Aparición del Sábado  13 de Abril de 1985

En un momento de la Aparición Nuestra Señora dice: Pongan todos atención.

Os dije que el terremoto iba a ser anunciado tres días antes, pues muchas personas andan por ahí diciendo, que mañana, que falta un mes, que esta noche va a ser el terremoto.

Pues de cierto os digo, no habrá tres días de anuncio.

Un profundo y largo silencio se produce en este momento.

Solamente se deja decir la profecía: El terremoto ha de venir cuando comiencen las hojas de los árboles a caer, cuando ya no haya madera, cuando el cielo no alumbre ya; las estrellas ni la luna. La tierra ha de despertar. Se oirá mucho lamento, mucho grito.

Os dije que iba a anunciar tres días antes, pues Vuestro Señor ha privado a vosotros de esta gracia de saberlo tres días antes. Pero vosotros mismos sabéis que Vuestro Señor es rico en misericordia.

Vosotros mismos habéis visto el pez en vuestras casas y esa será vuestra protección.

Aparición del Jueves 18 de Abril de 1985

En un momento de la Aparición Miguel Ángel dibuja el Ictus en el suelo y dice: Nuestra Señora  ha dicho:

El pez no reemplaza la cruz de mi Divino Hijo. Simboliza la fe que vosotros ponéis en su Santo Nombre. Ponedlos en las puertas y yo os protegeré con mi manto. Jamás va a reemplazar a la cruz, pero el significado es el mismo.

ictus_web

Pinche arriba para imprimir.

Publicado el 8/07/2019