Introducción

Estimado lector: Tienes en tus manos un Resumen Informativo de las Apariciones acaecidas en Peñablanca, Quinta Región de Chile.

Entre 1983 y 1988 se suceden las apariciones de Peñablanca en Chile, “EL PAÍS QUE MÁS MAL ME HA RECIBIDO”, según dijo la Santísima Virgen. Jesús, los santos ángeles y en especial Nuestra Señora, traen, junto con su presencia, un mensaje para toda la humanidad que presentamos en estas páginas. Casi al entrar el invierno de 1983, el 12 de junio, domingo, tres muchachos suben de paseo al cerro El Membrillar que se eleva inmediatamente al norte de Peñablanca, junto a Villa Alemana, en la Región de Valparaíso, centro de Chile. Mientras dos de sus compañeros inhalan neoprén, el tercero, llamado Miguel Angel Poblete, molesto porque sus amigos lo han engañado diciéndole que iban a ir al cerro a andar a caballo, se separa de ellos inmediatamente, dedicándose a observar el paisaje de lomas y quebradas cubiertas de verde. Repentinamente una luz insólita lo ataja: una nubecita brillante gira sobre un espino al lado suyo. Asustado, corre pero lo detiene una voz suave y cariñosa que lo llama por su nombre: MIGUEL, MIGUEL ÁNGEL. Se vuelve y descubre, de pie sobre el arbusto, con pies descubiertos, una joven hermosísima. Sobre los hombros lleva un manto azul; cubriéndole la cabeza un velo blanco; colgaba de su cintura un Rosario. Ella es atrayente, amable, preciosa. Más asustado el niño exclama, “Ave María Purísima”, haciendo una cruz con los dedos. Sonriendo Ella agrega, SIN PECADO CONCEBIDA. Siente él un peso en el cuerpo que lo hace caer de rodillas. Está en éxtasis. La Señora le dice:

NO TEMAS, ÁNGEL, TÚ ME AYUDARÁS. Los otros jóvenes, aturdidos por la droga, desconcertados observan la escena viendo sólo a Miguel extrañamente hincado quien, con el rostro en alto, escucha una petición de Ella, QUE BOTEN ESA DROGA Y DILES QUE VENGAN. Sólo uno obedece por pocos momentos. PENITENCIA, PENITENCIA, agrega Ella mirando al cielo. Luego, REZAD EL ROSARIO. Termina el encuentro invitando Nuestra Señora, VUELVE MAÑANA.

Así se inician las maravillosas revelaciones de Peñablanca que transcurrieron durante cinco años, hasta el 12 de junio de 1988, manifestándose gran parte de ellas en este sitio pero también esporádicamente en otros lugares. Se pudieron contabilizar unas 480 apariciones, pero probablemente fueron más de 500

Después de la primera, generalmente se le avisaba cuando ocurriría la siguiente. Ello facilitó la asistencia paulatina de personas las que en dos ocasiones, sobrepasaron el número de100.000. Lo supo todo el país y la noticia se expandió por el extranjero. Desde los inicios los asistentes provinieron de los alrededores del sitio de las visiones. Pero a medida que los medios de comunicación y los testigos fueron difundiendo los sucesos, acudieron personas de todas las regiones del país y de naciones vecinas y lejanas tales como Argentina, Bolivia, Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador, Brasil, Honduras, Estados Unidos, Inglaterra, España, Japón y otros. Algunos llegaron sólo impulsados por la novedad, pero otros por el deseo de estar más cerca de Dios y de Nuestra Señora. Niños, jóvenes, mujeres, hombres, ancianos, enfermos, religiosas, sacerdotes y curiosos de toda índole. Los fenómenos ocurrieron a toda hora del día y de la noche. Se vio a millares de personas que, acompañando al vidente, hicieron numerosas vigilias de oración. El Monte se convirtió en un Santuario de Gracias tan inculto, por iniciativa propia pueda ser capaz de un contenido tan sublime y coherente.

Nuestra Señora explica su presencia:

HE VENIDO A SALVAR ALMAS QUE VAN A LA PERDICIÓN.

Más tarde, en otra aparición se escucha:

YO HE VENIDO A DARLE OTRA OPORTUNIDAD AL HOMBRE PARA QUE ESTÉN PREPARADOS PARA

LA SEGUNDA VENIDA DE MI HIJO.

¿Por qué los Mensajes de Nuestra Señora se han ocultado?

Ella repite:

LOS MENSAJES QUE HE DADO, SIEMPRE SE HAN OCULTADO. SEGUIRÉ DANDO LOS MISMOS MENSAJES QUE HE DADO EN FÁTIMA Y LA SALETTE, Y MUCHOS MÁS. MI CORAZÓN SE ENTRISTECE POR AQUÉLLOS QUE ESCONDEN MIS MENSAJES.

El Vidente

Miguel Ángel Poblete nació en Curicó el 27 de Mayo de 1966; a la fecha del comienzo de las apariciones tenía en consecuencia 17 años. Hijo de madre soltera que lo abandonó a los pocos días de nacido, entregándolo a una enfermera del Hospital de dicha ciudad; la enfermera lo entregó a doña Emelina Jara. Esta señora que tenía tres hijos de su matrimonio, mantenía además un hogar para niños abandonados y recibió a Miguel Ángel a quien le tomó un especial afecto y cariño pues debió criarlo prácticamente desde recién nacido.

Toda la infancia y niñez del muchacho transcurrieron pues en un hogar donde recibió cariño y atención, guardando de este período sus mejores recuerdos. Allí recibió los rudimentos de una educación religiosa bastante elemental, pero que fueron suficientes para mantenerlo sin contaminarse con las prácticas viciosas de los ambientes en que posteriormente debió convivir; estos rudimentos religiosos eran casi los únicos que conservaba al momento de iniciarse las apariciones. En el año 1975, doña Emelina enviudó quedando en una situación económica muy difícil, lo que la obligó a cerrar el hogar de menores que mantenía, y trasladarse a Santiago a vivir con una de sus hijas ya casada. Por razones económicas y familiares, en el curso del año1978 se vio obligada a ingresar a Miguel Ángel al hogar de menores El Cañaveral (camino a Farellones). Se inicia aquí una azarosa etapa en la vida del niño que jamás se acostumbró a la vida y ambiente de estos hogares, escapándose continuamente de ellos y siendo colocado en otros hogares, todos con muchas deficiencias en relación con su ambiente y la atención prestada a los menores. Al iniciarse las apariciones, el joven estaba asilado en el hogar de menores Van Buren de Villa

Alemana siguiendo un curso de peluquería y algunos estudios de primero medio, curso que no aprobó. Por circunstancias del todo ajenas a la responsabilidad del muchacho, fue expulsado de dicho hogar a fines de Julio de 1983, siendo acogido en una modesta casa de Quilpué de la familia Comelín que el muchacho conocía desde hacía algún tiempo. En esta casa residió hasta principios de Octubre fecha en que por recomendación del Padre Jaime Fernández Montero, jefe de la comisión episcopal investigadora, se trasladó a vivir con el Padre Luis Fernández en la casa parroquial de Santa María del Sol. En Noviembre Monseñor Valenzuela solicitó al Padre Luis Fernández que no tuviera más al joven en la parroquia.

Fue recibido por la familia Aravena Elliott, un matrimonio muy cristiano que vive en la comuna de Independencia, en Santiago, donde Miguel Ángel encontró un ambiente familiar y estable.

Más tarde por necesidad de estar en un lugar más cercano a Villa Alemana, ya que las Apariciones era muy seguidas, se fue a vivir a la casa de María Luisa Paredes, quien tenía un sencillo hogar en Peñablanca(*).

En estos dos hogares recibió muy buen ejemplo y el cariño, que tantas veces le faltó cuando estuvo en los hogares de menores y donde muchas veces sufrió duras agresiones.

(*)María Luisa Paredes escribió un libro sobre las Apariciones.

Signos extraordinarios presentes en esta Aparición

En el vidente:

Estigmas de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, y sufrimiento de la Pasión. Comuniones visibles, algunas veces con sangre. Colocación de una vela junto al mentón sin quemarse Cantos y escrituras en otras lenguas. Respuestas a personas que se formulaban preguntas para su interior. Identificación de sacerdotes que iban de incógnito. Caídas bruscas sin dañarse y posiciones imposibles de hacer normalmente. Carreras mirando hacia arriba en subidas y bajadas del cerro sin tropezarse. Sostener personas elevadas de gran peso, sin manifestar esfuerzo alguno. No reaccionar de las pupilas ante fuertes luces y tampoco ante pinchazos de alfileres o ramas de espino.

Entre los creyentes:

Entre las más relevantes y que son clara muestra de la veracidad de estas Apariciones están las Conversiones de centenares de personas, muchas veces alejadas por años de la fe, y en otras, aumento de piedad y espiritualidad, este es un argumento de primera importancia y seriedad.

Sanaciones de muchas enfermedades, Comuniones invisibles para el resto del público pero sentidas como reales por la persona que la recibía. Presenciar llanto de imágenes. También se han sentido aromas y perfumes inexplicables. Danza y cambio de colores del sol. Fotografías del sol, luna, banderas, etc. con efectos sorprendentes. Tenemos como ejemplo la fotografía de las dos monjitas. De Juan Pablo II en una bandera. La silueta de la Virgen al lado de la luna, y muchas otras en poder de muchos asistentes a las Apariciones. Destacamos especialmente la secuencia fotográfica milagrosa de la Santísima Virgen obtenida en casa de la familia Aravena Elliott en Santiago.

Opiniones médicas de los estigmas

La noche del 12 de Julio de 1984, fue una de las tantas veces que pudieron observarse los estigmas en el vidente. (Estigma: marca o señal que aparece en el cuerpo). A continuación recordamos las declaraciones de varios médicos que estuvieron presentes en la Aparición de ese día. Comienza a testimoniar el primero, diciendo: “Yo soy el Doctor Alan Rojas, Dermatólogo de Santiago y he tenido la oportunidad de observar estas manifestaciones que han aparecido en la piel del cuero cabelludo de Miguel Ángel, hoy en la tarde, y las que hemos visto en este momento. Las manifestaciones corresponden a lo que se llaman“estigmas” que han aparecido en el curso de la historia en los santos o personas en éxtasis. Son numerosos puntos sangrantes, en el caso de Miguel Ángel, que han aparecido en el casco del cuero cabelludo, en número de unas veinte a veinticinco, estimativamente y corresponden a lesiones puntiformes, por las cuales mana sangre, hecho que se produce ante nuestros ojos y que no tiene explicación natural. No tiene explicación médica y que por lo tanto a mi juicio puede considerarse como sobrenaturales”. A continuación da testimonio la Doctora Carla Hieber, también Dermatóloga, quien ha tenido experiencias anteriores sobre estigmas en videntes de otros continentes.

Luego la Doctora Adela Frías Larraín, Pediatra, quien también constata que el niño sangra espontáneamente en varios puntos del cuero cabelludo. Siguen tres sacerdotes que dan testimonio de lo que ven. Uno de ellos, el Padre Manuel Salinas, párroco de Los Vilos quien expresa:

“Estoy contemplando una gran llaga sobre el cuero cabelludo de Miguel Ángel. Incluso algunas gotas caen sobre mi pañuelo y para mí, esto no es natural. Aquí está la mano de Dios. Está Cristo demostrándonos Su amor y que tenemos que reaccionar y cambiar de vida para demostrarle que verdaderamente somos sus hijos y que Él pueda apiadarse”.

También se acercan varias personas del público asistente, entre ellos incrédulos y mormones.

Los mensajes de Peñablanca

Es difícil escoger que mensajes seleccionar. Todos son de una belleza, claridad y contenido, que por sí solo son ya una confirmación de que es Ella quien nos visita; el carácter profundamente cristiano de todas sus palabras, la preocupación que ellas reflejan, el amor sublime e incomparable que demuestran, la universidad de sus reflexiones, la profundidad de sus conceptos, la similitud con lo manifestado en otras Apariciones, muchas de ellas reconocidas por la Iglesia. En estos mensajes hay exhortaciones para un cambio de vida, de manera urgente pues “queda poco tiempo”.

Son un llamado a una vida más acorde con nuestra fe, cumpliendo como buenos cristianos y amando al prójimo. Y finalmente la confirmación que ellas encuentran en lo que nos enseña la Biblia; todo demuestra su origen Divino.

También hace hincapié sobre el próximo Dogma de Corredentora, al anunciar su nuevo nombre:

 “YO SOY EL CORAZONINMACULADO  DE LA ENCARNACIÓN DEL HIJO DE DIOS”.