Fundación Montecarmelo Fundación Montecarmelo

Mensajes de la Virgen

foto2

Jesús y La Virgen María nos piden oración, especialmente del Santo Rosario. Nuestra invitación a la oración del Rosario quiere trascender a una determinada situación o campaña, buscando  ir generando en todos los católicos el hábito de rezarlo. Hagamos parte de nuestras vidas a Jesús y María.

Te invitamos a conocer el Santuario de Peñablanca, a encontrar un lugar y tiempo para orar y encontrar a Dios, en un lugar de meditación y reflexión.

Mensajes del día 13 de junio de 1983, sobre el Santo Rosario al Vidente.

Hijito mío, padecerás mucho antes por mi causa, pero Yo te protegeré. Seré tu voz cuando lo necesites y siempre, cuando veas que te lastimen, reza mucho el Rosario en Mi nombre. Yo estaré contigo en las buenas y en las malas, pero de cierto te digo, hijito mío, llegará el día que dirás tú ¿por qué esto? y dudarás que Yo estoy. Rezad para que no caigas en tentación.

Yo te enseñaré a rezar el Rosario y hacer sacrificios. La moda que existe hoy, ofende a Nuestro Señor. La mujer ya no parece mujer y el hombre ya no parece hombre, se han vuelto perros sarnosos. Ellos no entrarán en el Reino de los Cielos; porque nada de lo que es inmundo entrará en el Reino de los Cielos. Si se arrepienten de todo corazón y piden a mi Inmaculado Corazón, Yo intercederé ante el Padre por ellos.

Me miró con una sonrisa y me dijo: Hijito mío, medita bien mis palabras antes de decirlas, porque sufrirás bastante.

Luego me miró tristemente y me dijo: El mundo está próximo a una gran confusión.

Habrá guerra en todo el mundo, hambre y la pobreza estará hasta en las grandes capitales.

Pero eso no es todo, los científicos están haciendo una bomba que destruirá la mitad del mundo y pobre de los que queden vivos ese día, porque querrán haber muerto. Gritarán: ¡Quiero morir!, pero ya será demasiado tarde.

Orad mucho, para que Dios sea lento en su cólera. Rezad mucho el Santo Rosario.

Satanás se posa sobre los grandes científicos y mete en sus mentes la maldad y la soberbia.

También te digo, hijito mío, el Santo Padre deberá de sufrir mucho; lo querrán matar. Yo estaré siempre con él.

Rezad en familia y en grupo el Santo Rosario. Yo te enseñaré el Rosario hoy.