Fundación Montecarmelo Fundación Montecarmelo

Hechos Milagrosos

SIGNOS EXTRAORDINARIOS EN EL VIDENTE Y LOS ASISTENTES A ESTAS APARICIONES DE MARÍA SANTÍSIMA.

 

Aunque no pretendemos enumerarlos todos, queremos destacar los siguientes:

 

En el vidente:

-Estigmas de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo en innumerables ocasiones. El vidente experimentó en sus Apariciones en Peñablanca las heridas de la Corona de Espinas, que aparecían en forma espontánea en su cabeza ante cientos de testigos, además de médicos que lo examinaron en el momento en que las sufría y declararon que no tenían explicación natural, toda vez que estás heridas desaparecían por completo sin dejar rastro alguno al rato de haberlas tenido. De estos médicos, se tienen los testimonios de la Dra. Adela Frías Larraín y del Dermatólogo Doctor Alan  Rojas Canala.

-Sufrimiento de la Pasión. En varias oportunidades en vidente dio muestras de estar viviendo la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo con sus dolores, comprobándose fuertes alteraciones en sus ritmos cardíacos y respiratorios. Durante estos éxtasis el vidente ha pronunciado muchas de las frases de Cristo en su Pasión.

-Comuniones visibles. En numerosas oportunidades apareció la Hostia en la boca del vidente ante la presencia de miles de personas que fueron testigos de estos hechos milagrosos, en algunas de estas comuniones visibles la Santa Hostia apareció con sangre.

-Cuando el vidente recibía la Hostia, la mantenía en la lengua con la boca abierta, sin duda con el fin de que toda la gente presente viera el milagro, por quince o más minutos. Esto es imposible de realizar, a menos que por alguna circunstancia extraordinaria, cese la secreción de saliva.

-Colocación de una vela junto al mentón en por lo menos tres ocasiones por espacio de 15 minutos, sin acusar quemaduras.

-Estados de éxtasis de hasta 5 horas continuadas sin acusar el vidente el menor cansancio y sin alteración de su ritmo cardiaco.

-Marchas y carreras por el cerro con su mirada fija hacia arriba, marchando incluso de espaldas, sin tropezar ni caer.

-Cantos en otras lenguas. El vidente ha cantado especialmente en hebreo (conocía imperfectamente su propia lengua); también en inglés, francés, italiano, portugués, etc., y en idiomas desconocidos por los asistentes.

-Respuestas a personas que asistían a las Apariciones y que se formulaban preguntas para su interior.

-Identificación de sacerdotes que iban de incógnito.

-Bruscas y violentas caídas de bruces con las manos hacia atrás o de rodillas, que normalmente habrían causado traumatismos graves, sin causar el menor daño.

-Levantar o sostener en el cerro durante las Apariciones  con sus manos a personas más pesadas que él mismo, sin demostrar esfuerzo físico ni dolor a pesar de la lesión que tenía en su columna vertebral.

-Arrancar con las manos ramas de espino sin manifestar el más mínimo rasguño.

-Adoptar posiciones corporales (arqueando el cuerpo hacia atrás estando de rodillas) que no podría realizar en condiciones normales, por su lesión en la columna vertebral.

-Ser pinchado en repetidas ocasiones sin acusar dolor o lesiones. En una oportunidad el Sacerdote Colombiano Monseñor Gilberto Zuloaga B., clavó un alfiler de gancho en la mano del vidente mientras este se encontraba en éxtasis durante una Aparición, sin sentir ningún dolor.

-No reacción de la pupila ante estímulos luminosos.

-Peso totalmente anormal del vidente, en varias ocasiones, comprobado por varios testigos que no pudieron levantarlo entre varias personas.

 

-El vidente en éxtasis indicó la profundidad que debía tener un pozo que había ordenado la Santísima Virgen, se cavara. Resultó que era la profundidad mínima que debía tener para que efectivamente pudiera aparecer agua (llegando a una zona permeable). Este dato no lo podía conocer ni un geólogo sin haber hecho antes un sondaje.

 

Entre los asistentes:

-Conversiones de centenares de personas alejadas por muchos años de la Iglesia, o pertenecientes a otras religiones o simplemente ateas. Sobre todo el acercamiento al Sacramento de la Confesión.

-Aumento de la piedad y espiritualidad cristiana de muchos de los asistentes.

-Curaciones súbitas o graduales de enfermedades o lesiones normalmente incurables o al menos, sin largos tratamientos médicos, entre ellas, 5 casos de leucemia.

-Comuniones invisibles para el resto del público pero sentidas  por la persona que la recibía.

-Presenciar lagrimación  en imágenes de la Santísima Virgen.

-Olor a rosas o a incienso captado por muchas personas en el lugar de las Apariciones o en otros lugares en presencia de imágenes de la Santísima Virgen o de Nuestro Señor Jesucristo. Estos aromas eran a veces muy intensos, pero no todos los sentían.

-Danza y cambio de colores del sol, que están registrados por filmaciones  hechas en el lugar de las Apariciones en el momento en que sucedían. Estos registros milagrosos pueden ser vistos en los Vídeos Montecarmelo que están disponibles en esta misma página web.

-Fotografías inexplicables del sol, luna, banderas, etc. con efectos que sorprenden.  De San Juan Pablo II en una bandera chilena. La silueta de la Virgen al lado de la luna y muchas otras en poder de muchos asistentes a las Apariciones.

-Rayos luminosos registrados en la noche en varias oportunidades, durante algunas Apariciones, clara y rotundamente diferentes a los flashes de las máquinas fotográficas.

-Muchas imágenes y también estampas de la Santísima Virgen, han llorado ante un gran número de testigos, tanto en el lugar de las Apariciones en Peñablanca, como en otros lugares en presencia del vidente. En algunas ocasiones las lágrimas han sido de sangre.