Fundación Montecarmelo Fundación Montecarmelo

Milagro en Secuencia de Fotografías

[imagebrowser id=2]

“Eran, aproximadamente, las 21 horas del miércoles 1º de agosto de 1984. Mi esposa Lucy había salido con mi suegra a una reunión de un grupo de oración integrado por señoras del barrio que se juntaban todos los miércoles a rezar el Santo Rosario y a comentar un texto del Evangelio.

En la casa nos encontrábamos Miguel Angel, mi hijo Carlos y yo; nos aprestábamos a rezar el Rosario, cuando Miguel Angel fue a revisar si la puerta de calle se encontraba cerrada, en eso estaba cuando sentimos un grito de él, corrimos con Carlos a ver qué pasaba y grande fue nuestra sorpresa cuando llegamos al living donde se encontraba una Imagen de la Virgen de Lourdes que Miguel Angel ese mismo día habla regalado a mi esposa y la que había comprado en el Santuario de Lourdes. Esta Imagen estaba llorando. De inmediato llamé a Lucy por teléfono y le dije lo que en esos momentos estaba pasando. Ella se vino rápidamente con varias personas que en ese momento se encontraban reunidas. También llegaron mis padres junto a un hermano mío, una cuñada con sus dos pequeños hijos y otra vecina, juntándonos alrededor de 15 personas.

Después que todos vieron lo que estaba ocurriendo en esta Imagen, comenzamos a rezar un Rosario, una vez finalizado el rezo y como de su carita seguían rodando lágrimas Miguel Angel pidió le sacáramos fotos, en ese momento nosotros teníamos la máquina fotográfica sin rollo por lo cual Miguel Angel fue a pedir una donde una vecina llamada Alicia Valdés, quien le facilitó una chiquita hoy que no tenía flash y de la que ya se habían tomado 4 fotos. Miguel Angel le pidió a Ana, la señora que trabaja en la casa (y que es evangélica) que acercara una lámpara de velador a la carita de la Imagen para alumbrarla mejor y sacó todas las fotos que quedaban en el rollo.

Posteriormente, ya cerca de la medianoche hubo una aparición de la Santísima Virgen, Miguel Angel de inmediato le preguntó por qué lloraba, recibiendo como respuesta: Por los pecados de los hombres, por las modas que ofendían a su Hijo y por la incredulidad de la gente.

Enseguida siempre en éxtasis se dirigió al patio de la casa parándose frente a un arbolito (granado) donde le habíamos hecho un pequeño jardín, y luego habló fuerte diciendo:
La Señora pide que se le agrande su jardín y en este lugar se cave un pozo el que dará agua por un año que servirá para curar enfermos, hará grandes milagros. Después de un silencio dijo: Tendrán una gran sorpresa cuando desarrollen el rollo. Enseguida nos preguntó si queríamos recibir la Comunión. Todos los presentes respondimos a una voz que “si”, entonces dijo: Deben prepararse (Confesarse) para el próximo viernes a las 23 hrs. en que el Angel les traerá la Comunión. A continuación Miguel Angel se despidió de ELLA y nosotros hicimos lo mismo.

Al día siguiente a primera hora llevé a desarrollar este rollo el que me entregaron al mediodía. Grande fue mi impresión cuando comencé a ver las fotos y entre ellas vi algunas que no correspondían. Me senté en el Paseo Ahumada para verlas con más calma y ahí pude observar que entre las fotos que se habían tomado y donde lógicamente aparecía la Imagen de la Virgen de Lourdes tomada desde diferentes ángulos, también había dos de Nuestra Señora de Guadalupe, otra donde en la parte superior se veía la mitad de la ampolleta que se había colocado para alumbrar mejor la carita y en el ángulo inferior derecho una cabecita muy hermosa, enseguida otra donde se veía la Santísima Virgen de medio cuerpo totalmente distinta a la Imagen de Lourdes y por último aparecía la misma Virgen anterior pero ahora de cuerpo entero y pisando una cinta roja. Tan hermosas eran estas últimas que al verlas se notaba que no eran de una imagen sino de un ser con vida.
Al verlas Miguel Angel dijo, “ésta es la Dama Blanca de la Paz, aunque al natural como yo la veo es más bonita todavía”.

En el intertanto en la casa la Imagen nuevamente lagrimaba siendo testigos en esta oportunidad el Padre Miguel Contardo, la Sra. Verónica Hanff de Rojas, su hija y la Sra. Ruby Gálvez, Asistente Social que lleva el caso de Miguel Angel en los Tribunales. Habría que destacar que mientras se encontraban presentes estas personas se hizo notar un agradable aroma a rosas.
Otra cosa extraordinaria que ocurrió fue que junto a la Imagen de Lourdes que estaba llorando se colocaron 2 imágenes de la Virgen de las Rosas y una de la Virgen de los Rayos de plástico y muy chiquitita, las que en determinado momento también comenzaron a llorar.

Esto de las lágrimas en la Imagen de la Virgen de Lourdes se repitió en varias oportunidades durante tres días.
Hago notar que los hechos relatados anteriormente corresponden a la verdad y fueron vividos por quien los relata y las personas que aquí se nombran.”

Jorge Aravena Toledo.

Rut: 3.462.994-3, Santiago-Chile.